domingo, 8 de abril de 2018

Arquitecturas efímeras en el hall de la facultad

ARQUITECTOS ARGENTINOS

Por Ariel Hendler para ArquiNoticias
El miércoles 4 de abril se llevó a cabo el primer ejercicio proyectual del Laboratorio de Acontecimientos Efímeros de la Universidad de Palermo.



El seminario "Diseño de Acontecimientos Urbanos" se dicta desde este año en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Palermo. Se trabajó con tres materiales: cinta de pintor (líneas), papel en rollo (planos) y globos de colores (volúmenes); tres variables proyectuales: material / espacio / tiempo + un significante (la deconstrucción en 112 palabras del texto “Del rigor en la ciencia”, de Jorge Luis Borges; tres equipos de estudiantes, un equipo con cada material, y tres horas de tiempo para proyectar y montar tres instalaciones efímeras en distintas áreas de la facultad, que fueron retiradas por el personal de la universidad recién a la mañana siguiente. 









Fotos: Pedro Bisman


DATA BASICA
Asignatura: Laboratorio de Acontecimientos Efímeros                   
Facultad: Arquitectura, Universidad de Palermo
Profesores: 
Profesor Titular: Hernán Bisman (Coordinador del Centro de Investigación en Intervenciones Efímeras FAUP)
Profesores Asociados: Norberto Feal (Teoría) y Alberto Rebecchi (Proyecto). Profesores invitados: Laura Gamberg, Jorge Denis, Pablo Engelman, Anabella Gatto y Ariel Hendler. 




lunes, 2 de abril de 2018

La naturaleza de la meditación: el santuario budista de Tangshan por archstudio



INTERNACIONAL
por Alexander Mordoudack para Yatzer



En la ciudad de Tangshan , en Hebei de China provincia, Han Wen-Qiang ‘s ArchStudio ha creado un santuario budista en el bosque por el río de la zona. En 169 metros cuadrados, el diseño del famoso arquitecto se propone proporcionar la menor interrupción posible, en lugar de centrarse en avanzar una sensación de unidad y flujo.

El Buda nació y renació bajo los árboles. 

Se dice que su madre lo dio a luz debajo de un árbol de sal, y él encontró su despertar espiritual bajo un árbol pipal. 
El santuario budista de Archstudio sigue un camino similar. Al enfatizar las características del paisaje, el edificio está diseñado alrededor del montículo que define el área y los árboles que la recubren. 

Al evitar todos los troncos de los árboles que lo rodean, el santuario se construye alrededor de ellos , como si fluyera de ellos. 
Se concibió como nuevas ramas que extendían el bosque existente a través de cinco espacios separados y continuos: la entrada del santuario, la sala de meditación, el salón de té, la sala de estar y el baño. 
Volviendo al despertar de Buda, la entrada al santuario se enfrenta a dos árboles, por debajo de los cuales los visitantes deben entrar.



















La sala de meditación aprovecha una gran claraboya que la baña al sol y también mira hacia las altísimas ramas de los árboles, recreando de nuevo el ambiente del despertar de Buda.
 

El salón de té se abre a una piscina llena de lotos , mientras que la sala de estar está separada por el resto del edificio a través de un patio de bambú.

fotos e imagenes

Archstudio
Santuario Budista de Tangshan 
ubicación: Tangshan, Hebei China
área 169 m2
finalizado: enero 2017


Imágenes del proyecto de ArchStudio




lunes, 26 de marzo de 2018

Mundo de vidrio

Por Ariel Hendler para ArquiNoticias
En el norte del Gran Buenos Aires, Vila+Solowieiczyk idearon y materializaron una elipse de cristal para oficinas. Un éxito tanto constructivo como arquitectónico.



(Texto: Norberto Feal)

¿Qué hace evidente una perfecta elipse de cristal, en un jardín, flotando sobre el agua, unos pocos kilómetros al norte de Buenos Aires? Muchas cosas. A fines del siglo XIX el uso del vidrio modificó radicalmente la forma de la arquitectura, pero cuando en 1951 Ludwig Mies van der Rohe construye una casa sin muros, con sus cuatro lados de cristal, la historia de la arquitectura dio una vuelta de página. Si bien Mies realiza un viejo sueño, al mismo tiempo, muestra que no es fácil ese sueño de la casa de cristal. Unos 60 años después, los arquitectos y su comitente, intentan volver a repetir ese sueño en la elegante cuadrícula del suburbio bonaerense. Y lo logran.


La Elipse no es una casa, ni tampoco exactamente una oficina, ni un estudio. Pero tiene algo de todo eso. Sobre la vereda, un neto muro de hormigón y madera separa el mundo privado de la ciudad. Pero por sobre el muro se perfila el segundo piso del borde más agudo de la elipse generando un contrapunto sumamente interesante entre la placa lisa y opaca del muro y la curva, transparente y brillante de la elipse. De este modo, mientras que la visión total del edificio solo se consigue una vez traspasado el muro, un fragmento del mismo es percibido como imagen previa.


La visión total de la elipse, una vez superada la puerta de acceso, es un espectáculo de Arquitectura. Un deck de madera muy suavemente ascendente liga la puerta de acceso y el acceso a la elipse y, además, inscribe en el sitio el eje que estructura todo el edificio. Sin embargo, y a pesar de que el ojo no lo registra, el eje no esta colocado sobre la mediana del terreno sino que está levemente desplazado hacia la izquierda, para permitir el acceso a las cocheras en el subsuelo.


La distancia entre la puerta de acceso y la elipse está calibrada para que sea lo suficientemente larga para permitir cómodamente la visión total del edificio, y lo suficientemente corta para que este aparezca extremadamente fugado, acentuando su alargamiento y quebrando inmediatamente cualquier posible confusión sobre su forma. La elipse no solo es una elipse, sino que se ve como tal. En este sentido, el edificio es clásico en la medida en que la forma final deriva directamente de la planta, y al mismo tiempo, existe una correspondencia absoluta entre volumen exterior y espacio interior.


Sin embargo, como la ausencia de muros y la transparencia de la piel de vidrio tienden a debilitar la comprensión de la planta elíptica, los arquitectos la reconstruyen con las tres placas blancas de pisos y techo. Netas y abstractas, en principio parecieran más anchas de lo necesario en términos estructurales, pero en función de su peso visual, reescriben la elipse en clave opaca y levemente distorsionada. Las losas no siguen las líneas elípticas de la piel de vidrio, sino que se expanden en las puntas, amplificando el estiramiento del edificio al mismo tiempo que conforman cubiertas sobre los accesos, sin perder su carácter abstracto.


Una parte importante del aspecto exterior del edificio lo constituye el estanque. De planta cuadrada y apenas mayor que la elipse, permite que esta se vea flotante, apenas suspendida sobre el agua. Pero, a su vez, el estanque permite enlazar los mundos diferenciados de la elipse y el jardín. Si la elipse es el dominio de la racionalidad, el jardín es el reino de lo pintoresco; y, a través del jardín, que borra los límites del terreno, se rearticula el edificio nuevo con el tejido circundante, caracterizado por casas y chalets, construidos en la primera mitad del siglo XX, y rodeados de jardines. Y obviamente esto lleva al hecho de la dificultad que debieron atravesar los arquitectos al implantar justamente en ese medio un objeto arquitectónico tan diferenciado, y en tantos aspectos.


Un programa que no es doméstico en contraposición a la función hegemónica residencial, un formato abstracto en contraposición a una arquitectura de fuerte expresividad programática, un abismo tecnológico. V+S Arquitectos resolvió estas fricciones en base a pequeñas y muy medidas operaciones proyectuales que fueron hilvanando un segundo proyecto más invisible, pero no menos importante que la elipse: los decks de madera, el estudiado borde del estanque, el jardín pintoresco y el quincho bajo y sobrio, y que cierra el eje compositivo del proyecto a la manera de un belvedere. 


El eje clásico, podríamos decir, que organiza planta y fachada, interior y exterior; y que, materializado en el deck de madera, lleva desde la calle al interior de la elipse, volando sobre el agua del estanque, y en el umbral se detiene: El cambio de solado viene a ser el único indicio de ese hecho casi imperceptible que en la arquitectura de la elipse es el paso del exterior al interior.


Podríamos decir que, para proyectar la planta del edificio, los arquitectos trabajaron con dos registros. Por una parte, está la piel de vidrio y las tres losas elípticas, y por otra, la geometría ortogonal que se pliega a las necesidades programáticas. La articulación entre ambas geometrías suele ser uno de los problemas más graves a resolver en los edificios de planta circular –o sus derivaciones- y de pequeña superficie. Los núcleos sanitarios en ambas plantas están resueltos a la manera canónica miesiana: un bloque exento revestido de madera, ubicado en el sector más ancho de la elipse, simétricamente enfrentado al núcleo de las circulaciones verticales.


Las salas y oficinas están delimitadas por placas de vidrio, por cajas opacas que contienen equipamiento y por la combinación de ambos sistemas. La organización proyectual está anclada en el sistema portante. Doce columnas metálicas circulares que sostienen las losas pautan la geometría tanto de la piel elíptica, como de la división programática ortogonal, y al mismo tiempo resuelven el complejo ajuste de ambos sistemas.   


El eje axial cambia su formato en el interior. Después del hiato del hall, reaparece convertido en un largo y estrecho jardín, una hendidura que atraviesa e integra las dos plantas. Más allá de la elipse, el eje vuelve a materializarse en el deck de madera, vuelve a volar sobre el agua del estanque y remata en el quincho, un pabellón íntimo y con carácter doméstico. En la planta alta se encuentran los que seguramente son los dos espacios más importantes del edificio. La sala de reuniones hacia el frente y la oficina principal hacía atrás y abierta al paisaje como un verdadero atalaya del siglo XXI.


Lo demás es la factura impecable de los arquitectos, la pintura monocromática que lo cubre todo, desde la estructura portante hasta las tapas de la luz, la resolución de los detalles apelando a la mayor economía visual, y muy particularmente la resolución tecnológica de la magnífica piel de vidrio.  Y por sobre todo, el impresionante esfuerzo, de hacer de un sueño, un objeto tecnológico posible, un proyecto logrado, Arquitectura, en definitiva.

Planta baja


Planta alta



Subsuelo


FICHA TECNICA
Ubicación: Gral. Alvear 671, Martinez, Provincia de Buenos Aires
Comitente: Privado
Superficie Cubierta: 778 m2
Superficie Descubierta: 832 m²
Proyecto y Disección de Obra: Vila+Solowieiczyk Arquitectos
Diseño Interior: Arquitecta Jacqueline Mizrahi
Calculo Estructural: Ing. Ricardo Rodríguez Prado
Proyecto Eléctrico: Ing. Alejandro Burcatt
Climatización: Tres Ingeniería / Insert
Constructora: Bogacon SRL
Año: 2010
Fotografía: Albano García y Daniela Mac Adden


Ubicación:


Street view:



viernes, 2 de febrero de 2018

Edificio de oficinas 1905 por Fran Silvestre arquitectos



por Marco Rinaldi para A AS Architecture






Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

Hay un placer distintivo en la restauración de un objeto viejo. Tomemos, por ejemplo, un viejo flexo, uno de los que se usaron en las mesas de dibujo de las oficinas técnicas. Primero, para entenderlo, desarmarlo con cuidado, limpiar las partes oxidadas, volver a pintar, cromar los elementos que así lo requieran, reemplazar el cable viejo por uno que resista el nuevo voltaje y hacer lo mismo con el portalámparas y el interruptor, buscar en lugares inesperados para una nueva bobina para reemplazar una dañada.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

Intervenir solo cuando es necesario proporciona al objeto una nueva vida, por lo que se muestra, cien años más tarde, listo, como recién fabricado. La misma actitud se asumió en este edificio, que data de 1905 y es una muestra de la arquitectura valenciana de principios del siglo XX.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

Ubicado en el primer distrito de expansión de la ciudad a, fue diseñado por el arquitecto Antonio Martorell, considerado como uno de los arquitectos más distinguidos de su época. El objetivo era transformar la sede de una histórica empresa valenciana que buscaba renovar sus instalaciones para adecuarlas a los cambios tecnológicos experimentados en los últimos años.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

El edificio se concibió inicialmente como un edificio residencial, aunque desde el principio se utilizó como sede de esta empresa. Era fundamental entender el funcionamiento del edificio, que se encuentra en un chaflán característico del distrito de expansión. Martorell lo resolvió hábilmente colocando las áreas húmedas y los patios de servicio al lado de la pared divisoria.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

En la parte central del plan se organizaron la escalera y el patio central. La fachada está compuesta por tres elementos rectos, mientras que las áreas curvas de la esquina fueron resueltas por el arquitecto utilizando elementos de carpintería, una solución que ya había utilizado en algunos edificios conocidos de la Calle de la Paz, o incluso en el mismo Gran Vía de Valencia.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

En la sección, la planta baja y el primer piso se consideraban nobles, mucho más cómodos en un edificio que carecía de ascensor y con mayor altura libre. A continuación, hubo tres pisos más con las mismas características y, finalmente, un último piso que se utilizó principalmente para el almacenamiento. Con el tiempo y con la necesidad de ampliar el espacio, el edificio creció, incorporando partes de edificios vecinos.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

Respetando esta distribución están las oficinas cerradas y los núcleos húmedos conectados a las medianas. El resto del espacio se utiliza como una oficina de paisaje, distribuyendo los departamentos en las diferentes plantas. El patio central se usa parcialmente para ubicar el ascensor necesario.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

La escalera protegida está completamente rehabilitada para devolverla a su estado original. La entrada de carruajes en la planta baja se usa para ubicar la recepción y en el piso principal se encuentran las oficinas de direcciones. En el quinto piso hay una terraza al aire libre que se disfruta en el piso representativo del edificio.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

En este nivel, los espacios de la fachada se redefinen con mayor libertad para aprovechar la luz solar, mientras que la fachada del edificio se mantiene con la composición original, mejorando las condiciones técnicas del acristalamiento. De esta forma, el edificio tiene una visión renovada y una nueva vida útil más acorde con su uso, integrándose en la trama en la que se proyectó.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

Nos permite imaginar la ciudad en la que se construyó hace más de cien años. Como en el caso del antiguo flexo, nos acerca a pensar en cómo vivimos en ese momento y a asumir los cambios y las transformaciones futuras que están por venir para mantener activa la ciudad y el edificio. Fuente de Fran Silvestre Arquitectos.


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo

  • Ubicación: Valencia, España
  • Arquitecto: Fran Silvestre Arquitectos
  • Diseño de interiores: Alfaro Hofmann
  • Equipo del proyecto: Fran Silvestre, María José Sáez, Fran Ayala, Jordi Martínez
  • Colaboradores: Maria Masià, Estefanía Soriano, Pablo Camarasa, Adrián Mora, Sandra Insa, Santi Dueña, Ricardo Candela, David Sastre, Sevak Asatrián, Álvaro Olivares, Eduardo Sancho, Esther Sanchís, Vicente Picó, Rubén March, José Manuel Arnao, Gemma Aparicio , Sergio Llobregat, Rosa Juanes, Alessandro Santapá, Paz García-España, Juan Martínez, Neus Roso
  • Ingeniero de Edificación: Pedro López
  • Ingeniero: SID | Sami Hawash
  • Año: 2018
  • Fotografías: Diego Opazo , cortesía de Fran Silvestre Arquitectos


Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Foto © Diego Opazo
Edificio de oficinas 1905
Mapa de la planta baja
Edificio de oficinas 1905
Planos del primer piso
Edificio de oficinas 1905
Sección
Edificio de oficinas 1905
Modelo
Edificio de oficinas 1905
Modelo

Artículo de 
con permalink: 
http://aasarchitecture.com/2018/02/office-building-1905-fran-silvestre-arquitectos.html