share

sábado, 12 de mayo de 2012

Citylife por Arata Isozaki y Andrea Maffei , Milán, Italia


Citylife por Arata Isozaki y Andrea Maffei , Milán, Italia


clickear en la foto para ver mas


Milán es la ciudad que mejor representa el rostro internacional de Italia, comparable a Londres, Frankfurt, París. A diferencia de muchas ciudades italianas históricas, Milán está más relacionado con su desarrollo en el siglo XIX y XX, para ser más precisos después de la revolución industrial. En este sentido, el diseño en Milán se compara con la cara más contemporánea de Italia, compuesta por las fábricas, el metro, el hormigón y el acero y no tanto de particulares preseces históricos.Testigo es el hecho de que el movimiento futurista se ha desarrollado principalmente en Milán, un movimiento creado para responder a los problemas de la ciudad contemporánea. No fue una relación muy importante con las obras maestras de grandes existentes, sino más bien una reflexión sobre los temas de la ciudad contemporánea. 

Para desarrollar el proyecto, de inmediato pensé que no era interesante que depender de un solo arquitecto para el diseño de todo el complejo, pero para iniciar un diálogo.Debido al tamaño de la zona, decidimos aspirar a la re-interpretar la complejidad de la ciudad a través de muchos arquitectos que llevaron la idea de edificios con diferentes formas y materiales. En cualquier calle de Milán hay edificios de diferentes épocas y con diferentes características arquitectónicas.A partir de este pertenece la vida de una ciudad, en la tensión dinámica entre las obras de épocas posteriores en un archipiélago de imágenes y colores. Esta fue nuestra ambición, la decisión de trabajar en grupo. En las formas de nuestro archipiélago, nos pareció interesante para desarrollar la idea de un rascacielos sin límite, una especie de torre sin fin. Ahora nos encontramos con los rascacielos de cualquier forma y la decoración en todas partes del mundo. A partir de este estudio, buscamos a un concepto fascinante, que se aplicará a edificios de gran altura, en vez de estudiar sólo una forma de belleza estética. 

En la aspiración de máxima verticalidad y la tensión hacia el cielo, que era un límite para elegir una forma completa y concluyó a una cierta altura y prefiere aplicar el concepto de un sistema modular que puede repetirse de forma infinita con cualquier límite. 

El módulo hemos decidido está compuesto por 6 plantas de oficinas con un plan de largo y delgado de 24 x 61.5m. La elección de estas proporciones se finalice para hacer el volumen total más delgada para enfatizar la verticalidad y hace que sea estructuralmente provocativo, debido a la forma delgada tan alto. 

La fachada del módulo está compuesto por una unidad de triple cristal ligeramente curvada hacia el exterior. La sucesión vertical de formas redondeadas crear una sensación de ligera vibración del volumen del edificio a medida que sube hacia arriba. Las elevaciones de los lados cortos están completamente acristalados y mostrar la serie mecánico de ascensores panorámicos para subir y bajar a las distintas plantas del edificio. 

La idea de la torre sin fin se puede comparar a las ambiciones anteriores de otros artistas como Constantin Brancusi, por ejemplo, que en 1937-38 instaló una de su columna sin fin de Targu-Jiu, en el parque para crear sistemas repetibles indefinidamente. Cuando se le preguntó sobre las razones de esta idea, Brancusi respondió: "Tenemos que apoyar a la bóveda del cielo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios sobre la nueva entrada