share

sábado, 29 de junio de 2013

Arquitectura - Agua - Bangladesh

Arquitectura - Agua - Bangladesh
publicado en BArq

El agua es sin duda un elemento esencial en la vida de Bangladesh y, como tal, goza de un puesto privilegiado en el imaginario colectivo de sus gentes. Todo el país es un delta en el que desembocan 52 ríos que nacen en el Himalaya y que a través del territorio bengalí llegan al golfo de Bengala. Desafortunadamente en la capital Daca se ha llevado a cabo un desarrollo urbano en el que no se han respetado las características originales del territorio y en ausencia de un plan regulador adecuado y sensato, ha sufrido el constante aumento demográfico sin saber afrontar el caos urbano generado por la pobreza y las diferencias sociales. Actualmente es una metrópolis con una superficie de más de 300 kilómetros cuadrados de los que sólo un 5% se dedica a espacios verdes.
Una nueva tendencia de los últimos años está llevando las experimentaciones de varios arquitectos bengalíes hacia una mayor conciencia del valor de la propia tierra en cuanto patrimonio que se ha de preservar, en cuanto recurso y rasgo característico. Destaca el trabajo del estudio Shatotto, a cuyo frente está el arquitecto Rafiq Azam.
Exponente de una nueva arquitectura que fusiona los elementos naturales con el cemento, Rafiq Azam finalizó en 2010 su última vivienda en el centro de Daca, en Bangladesh.
“Mi estudio se llama Shatotto, architecture for green living, porque nosotros damos valor a la ventilación natural, a los beneficios del agua, de la presencia de la naturaleza, con el objetivo de reducir el consumo de energía, de electricidad y así la contaminación causada por los combustibles. Otro tema sumamente importante para nosotros, que trabajamos en Bangladesh, es el de la selección de los materiales ya que tenemos que tener en cuenta la disponibilidad, la posibilidad de conseguirlos y el hecho de que debemos enfrentarnos con el territorio. La vida en nuestro país, de hecho, está influenciada en modo particular por el clima y además nos encontramos en una zona sísmica, con una población muy numerosa en un territorio limitado. Por ello, considerando cada uno de estos aspectos, yo prefiero utilizar principalmente dos materiales, el cemento y el ladrillo, que además de estar estrechamente ligados a la historia y a la sociología, ofrecen ventajas en términos de resistencia contra los agentes atmosféricos y contra los terremotos.”
“El paisaje de Daca se está transformando muchísimo a causa del tráfico, del crecimiento demográfico por la falta de trabajo en los pueblos y por la consecuente migración de la población hacia la ciudad en búsqueda de nuevas oportunidades. De esta manera la capital, así como otras realidades urbanas, se ha vuelto cada vez más hacinada. Afortunadamente los bengalíes estamos comenzando a comprender que nuestro país necesita del verde urgentemente para poder construir una sociedad sostenible.
Es por ello que los arquitectos de hoy se están volviendo activistas. La arquitectura no es simplemente una afirmación de la personalidad propia, sino la expresión de toda una sociedad, se trata de un fenómeno colectivo. Basado en ello he comenzado a pensar que nosotros tenemos un gran responsabilidad para con los demás y que tenemos que comprender plenamente qué y cuál es el tipo de arquitectura que debe hacerse en nuestro país. Bangladesh es un país con una antigua historia, si nosotros los arquitectos nos olvidamos de esta historia perdemos la guía, la base, la norma.”
 
“Yo me emociono cada vez que voy a visitar el lugar en el cual surgirá una nueva construcción. Mientras camino de un lado a otro me sucede una cosa muy extraña: el lugar me habla de su historia, de su entorno, del paisaje, del clima, de todos los aspectos que influyen en éste. Yo me descubro escuchando el sitio y aprendiendo de él hasta enamorarme y así, comienza mi proyecto”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios sobre la nueva entrada